PASEOS DE VIDA






Salir a pasear con mi perra en un día de frío y lluvia da pereza...pero merece la pena. Porque Duna no ve barro, malas hierbas, ni charcos. Duna ve campo. Y Duna, sobre todo, huele. Huele a tierra húmeda, a lavanda, a corzo... a VIDA. Y Duna sonríe mientras corre y salta entre la maleza. Duna así es muy feliz.

Y yo... pues yo me olvido durante más de una hora en unos segundos de todas las cosas que me han estado preocupando durante dos semanas. De angustias y ansiedad. Porque Duna me sonríe cuando vuelve la cabeza para comprobar que sigo tras ella, y yo le sonrío también. Y hoy he decidido parar un momento para sentir el mundo como ella. He cerrado los ojos para sólo oler el aire puro, notar la caricia del viento frío en mi cara, escuchar las gotas de lluvia. Tierra mojada... ¿hay algo mejor?


Duna disfruta de nuestros paseos pero yo además de disfrutar siempre aprendo algo. Du cada día me enseña un poquito de VIDA.

Eso sí al llegar a casa a secarnos bien y tres granulitos de Dulcamara para cada una!!

Lo que más me llena, lo que más me calma es que por mucho que corra, por mucho que se aleje, por muchos rastros que siga perdiendo la noción del tiempo... Duna siempre vuelve a por mí.

Dejad que vuestro perro os enseñe a disfrutar de la vida.







More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *