POSDATA : Te quiero




                                     LORD
Me acuerdo de la primera vez que te vi. Pasaste como una bala delante de mi puerta, diste una vuelta al jardín, entraste en casa y después de revolucionarlo todo volviste a salir y te sentaste a mi lado en la escalera del porche. Entonces te abracé. Y fue la primera de las muchas veces que hemos estado así tú y yo, sentados juntos en la escalera de porche y yo abrazándote. Has sido un desastre y lo sabes. Has sido el perro más hiperactivo, loco y desobediente del mundo. Has sido un ladrón de guantes y zapatillas profesional. Has sido el culpable de los mayores desastres de jardinería jamás imaginados. Has arrastrado a Duna al mal camino más de una y mil veces. Has sido ruidoso, pesado e impaciente. Has sido mi perro. Y siempre lo serás. Lord. El perro al que sólo le faltaban las patas de cabra para ser la reencarnación del mal ¿eh? El perro que se colaba en casa como un rayo y robaba peluches. El perro que se escapaba de todas partes. El perro que decíamos "Si se vuelve a escapar ojalá que no vuelva" pero te escapabas y salíamos como locos a buscarte porque no soportábamos tenerte lejos. Me acuerdo de estar persiguiéndote por el jardín cuando me robabas algo, ¡y lo que te gustaba! Recuerdo a mamá riñéndote y tú sentado frente a ella mirándola y meneando tu cola/muñón como un loco... Me acuerdo de no poder leer en el porche porque metías tu cabeza bajo mi mano para que te acariciara. Lord. El perro más mimoso y más mimado del mundo. Faltas.



 Y se nota mucho más de lo que te puedas imaginar. Nadie gritando "¡Lord!!", nadie quejándose de ti. Y ya no tengo que decir "¿Por qué le gritas a mi perro?" La piscina está vacía sin ti, el jardín es enorme ahora que faltas tú. Es muy difícil mirar a Dunita y verla tan sola. Lord. El perro más tonto del mundo. Ojalá hubiera podido entenderte...  Has sido mi perro y has sido un trasto, sí. Pero también has sido el mejor perro que podría haber tenido; el ángel negro, el de los bigotes de Kung Fu y las orejitas de terciopelo, ése que iba de duro pero le encantaba que le hicieran mimos y le rascaran el morrito. Ése que se arriesgaba a un golpe de calor sólo para tumbarse junto a mi hamaca cuando yo tomaba el sol. El que dormía con su cabeza sobre mi pierna. El que movía la cola como un loco cada vez que yo le hablaba. El que me hacía enfadarme tanto sólo para luego hacerme reír. Ahora tu casa está vacía, no hemos tenido el valor de dejar allí sola a Duna y ahora ella duerme con nosotros. Hemos recogido tus juguetes del jardín (ya sabes que a ella eso no le va). Ahora Duna pasa el tiempo con uno de esos huesos que os compré y guardaba para entretenerte cuando me hicieran falta... y no paro de preguntarme por qué los guardé y a qué coño estaba esperando para dártelos. Tu comedero es ahora el bebedero de Dunita, espero que no te importe (aunque conociéndote sí que lo hará... tú, el perro más celoso del mundo). Te echamos mucho de menos. Duna es más tranquila, es más buena, es más obediente y sí, es mi perra... claro que la quiero... pero no eres tú. La vida es demasiado fácil con ella sola... Nunca voy a olvidarte ("Lord, ¿quién es mi amigo? ¿Tú quieres ser mi amigo?"). Todo lo que ahora sólo puedo recordar con una media sonrisa y muchas lágrimas sé que dentro de un tiempo lo recordaré con una sonrisa. Te recordaré con una sonrisa como tantas que tú me has arrancado. Te quiero mucho, pequeño demonio. Sé bueno, estés donde estés. Y todo este rollo para desahogarme, sólo para decirte... que me has dado muchísimos disgustos... pero que si pudiera volver atrás, a ese día que te conocí, volvería a abrazarte en la escalera del porche y repetiríamos todo este tiempo juntos otra vez. Has sido un perro genial, no te cambiaría nunca por ningún otro. Y total, te imagino sentado frente a mí y yo contándote todo esto y tú mirándome como si lo entendieras pero sin entender una palabra... así que te lo diré de esa forma que lo entendías, de esa forma que te ponía tan contento, de esa forma que tantas veces te lo he dicho antes: "Buen chico, mi chico"





CARTA DE DESPEDIDA A YAKY


Un 25 de Julio del 98, un amigo te dejo en casa de un familiar para mi, mis padres no sabían nada y toco discutir mi padre y yo con mi madre porque no quería un perro, pero ganamos papa y yo. Así llegaste a mí vida, eres una bolita muy pequeño, pero empece a saber lo que era tener un perro, tenías tu genio pero a la vez era muy cariñoso, fui creciendo a tu lado, te encantaba correr por los sembrados, parecías un conejo porque los sembrados eran más altos que tú y tener que ir dando saltitos para ver. No te gustaba ir en el coche preferías ir corriendo delante de él a todos sitios. Si vendimiabamos allí estabas tú, si íbamos de coger las aceitunas allí ibas tú. Siempre a mi lado creciendo conmigo sin darme cuenta que no solo yo me hacia mayor si no también tu. Querías a tus gatos y no te importa meterte a defenderlos de otros gatos ajenos aunque al final acabaras arañado. Un día te escapaste, y a mi mis padres no me dijeron que otro perro te había mordido, era Enero y estabas perdido, pero después de varios días de buscarte volviste a la huerta y te llevamos a curar, ya no se te podía coser y la herida te tenía curar, estuviste en casa, deseaba volver del colegio para verte. 




Por fin cerro la herida y volviste a la huerta, tu huerta tu vida era un campo. Y allí disfrutabas con tu gatos, pero te hiciste mayor igual que yo, te habías quedado sordito y preferías salir de paseo con correa, cuando antes la odiabas, pero como veíamos que te hacías mayor decidimos traer otro perro Lisa, mis padres quería perro, pero nos dieron una perra y nos enamoramos; a ti no te hizo ninguna gracia, tu habías sido 13 largos años el rey de la huerta, peor con paciencia os hicisteis amigos, aunque a veces reñíais. Un día los dos de paseo atados, un perro malo te ataco, lisa se asusto y se saco el arnés y volvió a la huerta, el perro malo era mucho más grande que tu y te dejo muy mal herido, yo creía que te perdía pero te llevamos al Veterinario Cameros, te opero y conseguiste aguantar, aunque lo pasaste muy mal, pero saliste adelante gracias al gran equipo de esta clínica. Hace dos días nuestra gatita Sonia, empezó a tumbarse contigo en tu camita, ha hacerte muchos mimos y no se porque esta me olió mal y imaginaba que pronto te irías, y hoy nos has dejado. Sonia sabía que te estas yendo y no te quería dejar solo. Siempre te recordare has sido mi primero perro mi pequeñin, has crecido conmigo y me has enseñado mucho. Hoy Lisa duerme sin ti y yo te recuerdo joven corriendo por la huerta. 



Ya has cruzado el arco iris ya te has ido con Marisu, con Naissa, Niza, Pitufa, ya estas con tus gatitas.

Muchas gracias al gran equipo de
Clínica Veterinaria Cameros, por hacer que tuviera un año y medio más su compañía, nuestro superviviente nos ha dejado.

More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *