La luna y las plantas


Hoy vamos a hablar de un tema muy controvertido y que suele crear discusiones, este tema es la influencia de la Luna en las plantas, como en todo hay detractores y seguidores.

Hay quién cree que son ideas místicas, pero si volvemos al pasado nuestros antepasados han cultivado años y años siguiendo las fases lunares, seguro que si preguntáis a ese hombre mayor del huertito del pueblo, os dice que los ajos se plantan en luna menguante que si no se salen de la tierra. Y la realidad es que los ajos se salen de la tierra.


La Luna existe, está ahí la podemos ver, esto no lo podemos negar.  Está demostrado que hay más nacimientos en días de Luna llena aunque no sepamos el porqué.  Los números no mienten.
 

El fenómeno de las mareas nos demuestra que la Luna ejerce sobre la Tierra una atracción que es captada especialmente por masas como el agua. Por ello se piensa que la Luna “mueve los humores” de los organismos vivos, es decir, la sangre de los animales y la savia de las plantas, activando su circulación y favoreciendo las funciones biológicas, y que, por el contrario tiene un efecto depresor cuando está ausente (luna nueva) o en fase decreciente (luna menguante).

La Luna no tiene luz propia, refleja los rayos del Sol. La Luna gira alrededor de la Tierra, y a la vez alrededor de sí misma. A su vez la Tierra gira alrededor del Sol. Las fases lunares se deben a la sombra que la Tierra, al ponerse entre el Sol y la Luna, proyecta en la Luna. Por tanto el paso de cuarto creciente a luna llena y de luna llena a cuarto menguante depende de la posición del Sol y la Luna.

Tradicionalmente se dice que con luna menguante se deben de sembrar y plantar lo que crece bajo el suelo (ajos, cebollas, patatas) y lo que crece cerca del suelo (espinacas, lechugas). En el jardín se deben sembrar y plantar plantas para borduras, rastreras y tapizantes.
 

Por contra con luna creciente se debe de sembrar o plantar lo que crece alejado del suelo (tomates, berenjenas, judías) En el jardín prácticamente la totalidad de las plantas  ornamentales ya que lo que nos interesan son sus flores y están salen alejadas del suelo.

 

Hemos comentado que en luna menguante aquello que crece bajo el suelo, pero por ejemplo en los bulbos ornamentales (tulipanes, gladiolos, dalias, liliums) lo que nos interesa es su flor por tanto también se han de plantar en luna creciente. Si los bulbos que tenemos son bulbos hijos de pequeño tamaño nos interesa más plantarlos en menguante para que engorden mejor.
 

Pero es que la cosa no queda aquí, pues tenemos Luna ascendente, que es ese período en que cada día vemos más alta la Luna en el cielo. Y Luna descendente que es el período en que la vemos más baja. Y estos períodos también influyen en las plantas, por ejemplo se recomienda recoger  los frutos de debajo del suelo (patatas, ajos) en luna descendente ya que se conservaran mejor.

Se puede ir aún más allá y relacionar las plantas con las constelaciones relacionadas con los 4 elementos. De esta forma tenemos días de fruto (tomates, melones)  asociados al elemento fuego de las constelaciones, días de raíz (ajos, nabo, patata) para el elemento tierra, días de flores (alcachofas, coliflor, berza) para el elemento aire y días de hojas (lechugas, espinacas, acelgas) para el agua.

 
 
Se indican mejores días para podar, para esquejar, para injertar, y para prácticamente todas las tareas de la huerta y jardín.

Al principio comentamos que la Luna también influye en los animales por lo tanto de acuerdo a sus ciclos se indican días más apropiados para cortarse el pelo, depilarse y hasta para ir al dentista.

Como veis la Luna tiene más poder del que podíamos imaginar. Sé que es difícil de entender y es un mundo muy curioso y lleno de cosas que no cuesta nada poner en práctica, si bien es cierto que en las tareas agrícolas a veces no se puede cumplir con los ciclos, pues la climatología es caprichosa.

Para los que siguen sin creen en la influencia de la Luna, gracias por haberme leído.

Para los que ya creían en esta influencia o para los que les ha picado el gusanillo o dejo esta página web http://es.rhythmofnature.net/calendario-lunar, y para aquellos otros que quieren profundizar un poquito más el libro más conocido sobre todo entre los agricultores aficionados es “Lunario 2014” de Michel Gros, con ISNB 978-8493656096, tiene un precio de 7,60€. Este libro trata todo lo anterior, desde las tareas del huerto/jardín hasta todo lo comentado de pelo y la depilación. Es uno de los más completos, el inconveniente es que  este libro solo sirve para el 2014 y cada año hay que adquirir el nuevo.

Y como no os animo a buscar en internet y revolver en las bibliotecas de vuestras localidades.

 

More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *