PROCRASTINACIÓN

No dejes para mañana lo feliz que puedas ser hoy

Lo admito: procrastino. Procrastino porque estoy cansada, porque no es tan urgente, porque mañana será un día tan bueno como hoy para esto… ¿no?
Y total, si lo puedo hacer mañana que a lo mejor estoy más descansada, ¿por qué lo ...voy a hacer hoy?



 El problema amiguitas y amiguitos es que al final las responsabilidades no las puedes eludir pero algunas cositas que a la larga te harían muy feliz sí…
¡asi que procrastinas la felicidad!

¡Eso es de locos! Sí, estoy tan ocupada, con la mente en tantas cosas, tan cansada al llegar del trabajo que simplemente estoy, agotada de mi propio cansancio mientras las horas pasan de largo.
No escribo ese post que tengo tantas ganas de escribir, no leo ese libro que tengo tantas ganas de leer, no voy a dar un paseo al bosque ni hago planes con amigos… no, simplemente estoy, dejando pasar el tiempo hasta que por arte de magia tenga ganas de hacer muchas cosas. Pero, ¿sabéis qué? Cuanto menos haces menos ganas tienes.

Cuanto más procrastinas más quieres seguir procrastinando y el “mañana lo hago” se alarga un par de semanas. TERRIBLE.

No aplaces las cosas que te gustan, no aplaces la lucha por tus metas, no aplaces perseguir tus sueños.
Hoy es el día y ahora es el momento. Sí, el día de darte un capricho, el día de salir a pasear con tu perro sin mirar constantemente el reloj, el día de escuchar ronronear a tu gato hasta que empieces a ronronear tu también…

Hoy es el día de ser feliz.
Aprovéchalo. 


 

More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *