PEQUEÑOS DEPREDADORES: el instinto de caza.



¿Por qué cazan los gatos? ¡Con lo bien alimentados que están! 
Desde luego que más hambre no pueden tener. Si tienen su comida todo el día a su disposición para cuando ellos quieran. Además, de la que le gusta a mi pequeño ¿eh? Que es muy exquisito el señorito. 

¡Para ellos todo lo mejor! ¡Pues sólo faltaba! ¡A cuerpo de rey viven estos felinos!

Pues sí, es verdad. Y, sin embargo, la mayoría de ellos siguen cazando moscas, mosquitos, cucarachas en algunos edificios viejos (qué suerte tenemos de convivir con una fauna tan variada…). Y ya si pueden salir al exterior ni os cuento…  es precioso vivir en el campo y que tu gato te obsequie con cadáveres de vez en cuando… ratoncitos, ratones, ratas, lagartos y lagartijas, pájaros…
¡todo lo que sea tamaño presa está bien!

¿Por qué gatito? ¿¿Por qué??


Lo que pasa es que el instinto de caza no está del todo relacionado con la sensación de hambre. Es decir, que aunque el hambre puede ser uno de los detonantes de esta conducta no es el único ni el más importante. Nuestro gato puede estar totalmente saciado y aún así cazar. 

¿Qué activa entonces este comportamiento? Existen estímulos internos y externos que desencadenan la conducta y ejecución de la caza. 
Estímulos internos y muy importantes, porque os recuerdo que se le llama instinto de caza y eso es por algo, pero es que además el realizar la secuencia de caza y el hecho de cazar y conseguir la presa generan emociones positivas y placenteras en los mininos  
(como hecho curioso quiero destacar que el tipo de agresividad depredadora en la que el animal agrede como parte de una conducta de caza y con el fin de matar a su presa es el único tipo de agresividad que genera emociones positivas y por tanto el más difícil, o prácticamente imposible, de corregir ya que se auto-refuerza el comportamiento por lo que tiende a repetirse y la motivación por ello es muy alta)


Los gatitos cazan y cazar mola, es divertido y les hace sentirse bien, así que es lógico que la conducta se vaya reforzando cada vez más y que la motivación por cazar cosas (muchas veces lo redirigen hacia un contexto de juego) sea muy elevada. A veces más que por cualquier otra cosa… sólo por el hecho de cazar, no por el hecho de consumir.
Podría decirse que en este sentido los gatos matan por placer…
En cuanto a los estímulos externos creo que os lo podéis imaginar. Si vosotros, como yo, convivís con un gato que cada vez que oye que rascas algo o cada vez que ve algo en movimiento se le dilatan las pupilas (en serio, fijaos en ello, dan miedito…) y empieza a acechar… ay, amigos, ya sabéis lo que incita a vuestro gato a la caza. Generalmente, lo más motivante es el movimiento (ratones corriendo, moscas volando, el puntito del láser yendo de un lado a otro de la pared…), esto activa el chip en el cerebro del gato que dice

“Eh, eso hay que cogerlo, jugar con ello, matarlo y luego comerlo…o si no hay hambre ya se lo regalaré a mi esclavo humano para que vea que de vez en cuando también sé ser un amo magnánimo”
Pensándolo bien, probablemente el hecho de que cacen como consecuencia de estas motivaciones y no sólo por hambre fue algo decisivo en el proceso de domesticación (si es que realmente nos creemos que los gatos están domesticados claro… creo que los domesticados somos nosotros a su servicio).

Pincha aquí:¿DE DÓNDE VIENE MI GATO?: Antecesores y domesticación.

Imaginad que los gatos llegan a cazar sólo por hambre. Un ratoncito cada tres o cuatro horas… supongo que los hombre en aquella época hubieran pensado que no les merecía la pena convivir con ellos porque seamos realistas, sólo los querían para controlar las plagas y
¿tenéis idea de a la velocidad que se reproducen los roedores?



Una suerte pare ellos y para nosotros, por este instinto están ahora en nuestras vidas. Porque el instinto de caza es algo con lo que nacen pero la secuencia y técnica de la caza la aprenden de pequeñitos.

Por supuesto, mamá gata es quién la enseña. ¡Madre no hay más que una! ¿Os imaginais a la camada de gatitos saliendo con mamá a cazar? ¿Jugando a cazarse unos a otros? ¿Con sus movimientos torpes, pero poniendo mucha ilusión en el aprendizaje? ¡Qué buenos tiempos los primeros días de escuela! Si lo pensamos da mucha ternura ¿verdad? Viéndolos en esos primeros intentos de caza parecen tan monos y adorables que no nos paramos a pensar que en realidad… se entrenan para ser una máquina perfecta de matar… que no matará sólo por hambre… también matará por placer.


Una idea para estimular el INSTINTO DE CAZA de nuestros gatos en casa  


Cazadores implacables, carnívoros estrictos, depredadores insaciables… pero con sus ronroneos y mimos también los seres más adorables del mundo ¿no?
¿Qué es lo más raro que ha cazado vuestro gato? (También valen objetos inanimados, que los gatos caseros ya cazan cualquier cosa…).
Cuentánoslo, preguntanos, comentanos, ponte en contacto con nosotras porque seguimos aquí para ti en www.caniscat.es
Un abrazo,
María

More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *