COMUNICACIÓN FELINA: Comunicación visual

Terminando con el tema de la comunicación en el mundo gatuno, nos falta hablar de un tipo de comunicación muy útil y bastante directa. La comunicación visual. ¿Qué cómo se comunican nuestros amigos felinos visualmente? ¿Mirándose a los ojos, que son el reflejo del alma, como adolescentes enamorados? Seguro que hay gatitos enamorados que se miran durante horas a los ojos en algún lugar del mundo, pero los gatos que yo conozco no hacen esto qué queréis que os diga… como en el caso de los humanos una parte muy importante de la comunicación es visual y sobre todo abarca las expresiones faciales y la postura corporal.



En las expresiones faciales que debemos reconocer para entender el humor de nuestro gato y las interacciones entre mininos, destaca sobre todo el papel de las orejas y los bigotes. Es lo más llamativo que tienen en sus preciosas caras así que es lógico que lo utilicen para decir cosas. Las orejas están erguidas (en una postura natural) cuando el gato está relajado, sin embargo se echan hacia atrás ligeramente cuando el gato está nervioso o inseguro. Otra ocasión en la que me imagino al gato con las orejas ligeramente echadas hacia atrás es cuando sospecha… cuando sospecha de ti… “¿qué estará haciendo ese humano rebuscando entre mis juguetes?” “¿Para qué robará cada día mis heces y qué hará con ellas?”. Acompañando a la postura de las orejas con unos ojos ligeramente entrecerrados, por supuesto. Las orejas hacia adelante acompañadas de bigotes tensos y mirada fija con ojos ligeramente  entrecerrados nos avisan de que el gato está muy enfadado y son típicos de la agresividad ofensiva.  Cuando las orejas están totalmente recogidas hacia la parte trasera de la cabeza cuidado, es una expresión de miedo que fácilmente puede resultar en agresividad defensiva. ¿Y los bigotes? Los bigotes se tensan hacia adelante acompañando al cambio de postura de las orejas también en estas ocasiones. Y ya cuando abre la boca enseñándonos su maravillosa dentadura afilada… yo diría que realmente hemos molestado a ese lindo gatito.


Pero no sólo de cara vive el gato y el resto del cuerpo también tiene cosas que decir. El pelo del lomo se eriza cuando el gato siente miedo o cuando está dispuesto a atacar. Si os lo estáis preguntando sí, es una forma de parecer más grande y fiero ante su contrincante. Igualmente, la postura corporal en situaciones de miedo se va modificando en función de la intensidad de la emoción. Cuando un gato se asusta primero tiende a encogerse (para ocultarse del posible peligro) pero si el peligro no pasa y se ve acorralado empezará a arquear la espalda preparado para correr o atacar. ¿Conocéis la postura del gato Halloween? Es el típico gato negro con lomo arqueado y pelo erizado, patas completamente estiradas, orejas atrás y enseñando la dentadura, que nos pintan como terrorífica en la noche más terrorífica del año. Y es como se conoce entre los etólogos a la postura típica de la agresividad defensiva. En el caso de la agresividad ofensiva, el gato también trata de parecer grande pero no arquea el lomo ni eriza el pelo si no que estira las patas y levanta la grupa.

¿Y posturas de sumisión? ¿Creeís que es posible que los gatos tengan algunas posturas de sumisión para evitar conflictos parecidas a las de los perros? Pues según algunos autores sí. Cuando un gato rueda por el suelo ante ti, o te enseña la tripa, esto puede querer decir que no quiere conflictos… pero yo cuanto más lo pienso más segura estoy de que o lo hacen para despistarnos y que creamos que nos respetan mientras hacen lo que les viene en gana (como buenos amos del universo) o lo hacen simplemente para que les rasques la barriga que es muy agradable y para eso eres su esclavo humano… Triple lo hace para saludar cuando llegamos a casa, nada de cola en alto ni saludos amistosos, él nos recibe con un “ah, por fin estás aquí humana, agáchate ante mí y rascame la barriguita”. Y los esclavos humanos obedecen, ¿cómo no hacerlo?

La cola merece mención aparte y es que aunque no sea tan expresiva como la de sus amigos (o no tan amigos, o eso les quieren hacer creer para que se confien y dominar el mundo) los perros, también nos dice muchas cosas que nos puede gustar saber. Al igual que arquean el lomo al sentirse amenazados también pueden arquear la cola (con pelo erizado por supuesto) para tratar de aparentar un mayor tamaño corporal. Cuando la postura del cuerpo y la expresión facial son relajadas y el gato se acerca a alguien con la cola levantada (lo que Triple no hace porque es un orgulloso) es un saludo amistoso (animales sociales, recordad que hablábamos de ellos en el primer artículo sobre etología felina). Pero el movimiento de la cola de un lado a otro no indica alegría y felicidad… o al menos no en la mayoría de las ocasiones. El balanceo de cola de los gatos es una señal de nerviosismo. Es una señal a tener en cuenta, pero siempre tenemos que observar el contexto, los gatos la mueven cuando acechan una presa pero también en un contexto de juego.

La comunicación visual no acaba aquí y es que parte de la comunicación olfativa de la que hablábamos en el artículo pasado, se acompaña también de comunicación visual. El marcar un territorio con heces es visual al tiempo que olfativo. Y el marcaje con las uñas… ¿quién no se ha dado cuenta de que el marcaje con las uñas deja señales visuales muy claras en las cotinas, el sofá o nuestra ropa nueva? Es un “yo estuve aquí y me pareció un estupendo rascador”.

Recordad que si alguna vez os encontráis un gato Halloween en una noche oscura, él es el primer asustado, pero puede que al final el miedo… lo acabéis pasando vosotros.

Un abrazo,

María

More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *