Soy María

Veterinaria,Etóloga y Homeópata.



En realidad, son todos esos campos en los que los profesionales no son realmente apreciados por la sociedad. Entonces, os preguntaréis,
¿por qué me metí en esto?

El reconocimiento social no es lo importante, lo importante es que yo esté satisfecha con mi trabajo y que pueda echar una mano de esta manera menos convencional y a mi modo de ver más natural y holística a todos esos animales que tanto nos dan y reciben tan poco a cambio.
Siempre he sido una amante de los animales

Mis primeros recuerdos de ello son abalanzarme sobre todos los perros que veía por el pueblo y pedir a mi tía que me llevara a ver a los corderitos… Se veía venir todo esto ¿no?

Este amor me llevó a estudiar veterinaria y la carrera me enseñó que con las armas que tenía me quedaba corta parar tratar y curar como yo quería, no sólo físicamente si no también a nivel mental.
Lo que finalmente me convenció y me hace perseverar en buscar esta otra forma de abordar nuestra relación con los animales es lo mucho que he aprendido de ellos y es mucho lo que les debo.

 

Como ya he dicho, soy María pero dentro de María también hay una parte canina que han ido dejándome durante estos años, que ha sido alimentada por la relación con los perros. Y especialmente soy una parte de Lassie, una pequeña parte de Cuca, un montoncito de Ton y un gran porcentaje de Lord. Soy poco a poco y cada vez más Duna que me transmite y me construye, me enseña y me hace feliz. Y estoy aprendiendo a ser un poco gatuna cada vez que Triple me mira a los ojos.

Lo realmente importante en esta aventura no es quienes somos, si no quienes queremos ser.
Yo quiero ser una de esas personas que devuelven a los animales gran parte de lo que ellos dan. Quiero ser una de esas personas que se preocupa del bienestar de quienes no tienen voz para protestar. Quiero ser una de las personas que promueven los vínculos especiales entre animales y humanos. Y quiero ser una de esas personas que entienden que la naturaleza es muchas veces nuestra mejor aliada. Que cada animal es único y como único merece un trato especial, un tratamiento individualizado.








 Quiero que todos acabemos mirando a los ojos a nuestra mascota y ENTENDIÉNDONOS.
Humanos y animales.
Porque creo que en lo que realmente cuenta es que todos hablamos el mismo idioma.
Menos química y más respeto por nuestro organismo.
Menos palabras y más corazón.

La persona y la profesional que quiero seres la que se reflejaba en los ojos de mi perro.









 











More

OFERTA

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *